El café es un bien de consumo que es valorado esencialmente por su valor sensorial. Un buen evaluador de café debe tener claros conceptos básicos que le permitan llegar a estimar apropiadamente cafés de alta calidad, primero diferenciando sensorialmente cafés de exportación de perfiles básicos hasta los complejos cafés de orígenes de fincas individuales, ganadores de reconocidos concursos de calidad.

Para poder llegar a esta condición, se debe saber diferenciar los defectos más comunes que se presentan en una taza, distinguir los perfiles nacionales de los otros países reconocidos como productores de café en el mundo, hasta llegar a las tazas más selectas, destacadas por su complejo valor sensorial y su alto valor comercial. En pocas palabras, un curso apto solo para los verdaderos apasionados del café!.

Más Información