El famoso English Breakfast. Perfecto para empezar el día por su gran cuerpo y su sabor a té tradicional.