Té blanco, el té del emperador, con un aroma fresco, un sabor suave y aterciopelado.